Esta mañana mi hijo de nueve años ha entendido perfectamente qué es el Cloud.Esta mañana mi hijo de nueve años ha entendido perfectamente qué es el CLOUD.

Ha sido una experiencia suya que yo he vivido de cerca pero como espectador, sentado en la silla de al lado de la suya en el despacho de casa, observando, en silencio y alucinando con sus movimientos, estrategia y por supuesto con sus gestos.

Andábamos antes de comer cada uno con sus cosas, en el despacho de casa como os digo, cada uno con su equipo, él imprimiendo dibujos para pintar encontrados a través de GOOGLE “su buscador de toda la vida” en distintos sitios web y yo repasando la prensa y las redes sociales.

En un momento dado mi hijo quiso escuchar una vez más su tema preferido que, dada su vocación de percusionista, no es ni más ni menos que “Madalenha” de Sergio Mendes para lo que puso en marcha la aplicación Spotify.

Cuál fue su sorpresa cuando comprobó que al contrario que días anteriores Spotify no cumplía sus deseos y su canción favorita no comenzaba a pesar de darle a Play una y otra vez sobre el tema en cuestión. Al final buscando en torno a la pantalla alguna explicación reparó en un mensaje emergente en la cinta de la barra superior que le indicaba que había agotado el límite de veces que podía oír ese tema sin pagar.

Observándolo de reojo vi que su gesto de cabreo e indignación cambio por uno de complicidad y picardía a la vez que vi que se agachaba y sacaba del cajón su portátil, un Tablet Fujistu que raramente utiliza y en el que suele pintar más que usar internet, etc. pero donde también usa y tiene instalado Spotify.

Ni corto ni perezoso arranca el portátil, el sistema operativo y por supuesto la aplicación Spotify encaminándose directamente por fin a escuchar, ahora sí, claro que sí, su canción preferida “Madalenha” de Sergio Mendes.

Cuando observó que le volvía a salir lo mismo de lo mismo en la cinta de mensajes miró una y otra vez el portátil y el ordenador de sobremesa enrabiándose pero dándose cuenta rápidamente que no eran ellos los que se habían confabulado contra él, sino que algo que debía estar mucho más arriba le estaba impidiendo oír esta mañana su canción preferida.

Entonces me miró, y antes que dijera nada le dije: “Hijo mío, Spotify está en CLOUD“.

 

.


Tagged as , ,




Please visit Appearance->Widgets to add your widgets here